Bogavante

Bogavante

Los gallegos llamamos Lumbrigante, o Lubrigante, al Homarus vulgaris o Homarus gammarus; y también lo llamamos Lubricante, como en Cantabria.

El uso del nombre castellano Bogavante es, también, muy común en toda Galicia.

Su carne maciza, sabrosa, y que siempre abunda dentro de su caparazón subcilíndrico hace llorar a las almas sensibles como la mía.

No se sabe que es mejor: el bogavante o la langosta. Sin embargo, lo mejor, según me dijo un experto cocinero mariñán, es no hablar de eso y comer de los dos.

Lo que, desde luego, tiene el bogavante, es dos antenas tan largas como el cuerpo (que puede llegar a tener una longitud de más de 50 centímetros) y cuatro anténulas muy cortas. También tiene cuatro pares de patas torácicas que poco valen: las dos posteriores terminadas en uñas, y las dos delanteras en unas pequeñas quelíceras. Pero, delante de este cuerpo tiene las primeras patas torácicas, enormes en los especímenes desarrollados, que tienen dos quelíceras desiguales y muy fuertes. De esas dos piezas, la menos gruesa tiene una pinza con dientes finos y ataca con gran rapidez.

Viven y comen de noche (como el pulpo) pegados a la costa hasta profundidades moderadas.

Entiendan que si no nos preocupamos más de su biología y morfología es porque nuestro interés es casi exclusivamente de presentación culinaria.

Al saborear el bogavante, la biología desaparece.

 

Por OLAF
Publicado en lareira.net: 10/12/2002
 

Lareiras.gal utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúa navegando, entendemos que acepta su uso según nuestra Política de privacidad y cookies.

Lareiras.gal utiliza cookies propias e de terceiros con fins estatísticos. Se continúa navegando, entendemos que acepta o seu uso según a nosa Política de privacidade e cookies.

Lareiras.gal uses its own and third-party cookies for statistical purposes. If you continue browsing, we understand that you accept its use according to our Privacy and Cookies Policy.

ACEPTAR
Aviso de cookies